Un ecommerce exitoso es el que entiende que la experiencia de compra de sus clientes en el sitio web sustituye cualquier acción que se lleve a cabo en una tienda física. Garantizar que esa experiencia sea positiva es fundamental para lograr conversiones, y cuando se trata de productos, la fotografía es un punto clave.

Para un comprador, no hay nada más frustrante que entrar a un sitio web y ver que el producto que le interesa tiene imágenes de mala calidad, que no le permitan conocer los detalles de lo que quiere comprar. ¡Esto puede significar perder una venta! Y no basta con tener una buena foto, sino que a través del retoque digital debes editar la imagen para que el producto se vea lo más cercano a la realidad.

Aquí te dejamos algunos puntos clave a considerar:

Optimizado para dispositivos móviles

Muchos de los compradores acceden a tu tienda online desde su teléfono móvil. Asegúrate que el tamaño de las fotos sea adecuado para que puedan verlas desde su smartphone.

Imágenes en distintos ángulos

Para que el cliente pueda ver claramente el producto, usa fotos frontales y varias de perfil o en los ángulos necesarios para mostrarlo. Considera usar fotografía 360º para que no se pierda ningún detalle.

Fondos en blanco

Este es el estándar de la industria y estadísticamente es el tipo de imagen que genera mayor conversión. A través de la postproducción fotográfica puedes asegurarte que los fondos no tengan manchas ni inconsistencias de color.

Tamaño adecuado

Deben ser de al menos 1200 píxeles, para que la opción de zoom funcione correctamente. Y como bonus, asegúrate de poder mostrar la escala del producto. Que se entienda visualmente cuál es su tamaño, por ejemplo, acompañándolo con un modelo u objeto de referencia.

¿Necesitas un servicio de retoque digital para que tus imágenes sean 100% atractivas? Cotiza aquí: