Ya hablamos sobre las cosas que NO se pueden corregir con retoque digital y ahora te invitamos a conocer las cosas que sí se pueden mejorar. Una sesión de fotos nunca es perfecta y si bien es necesario cuidar de muchos detalles para lograr el mejor resultado, hay errores sencillos que se pueden corregir en postproducción y que en ocasiones puede tomar mucho tiempo corregir durante la sesión. Para lograr un flujo de trabajo adecuado y cumplir con los timings se debe definir qué tipo de contratiempos se evitarán durante la producción y cuáles se pedirá al equipo de retoque que corrija. 

 

Fondos: 

 

Si bien es importante que durante la sesión los productos o modelos estén sobre un fondo limpio y cuidado (preferentemente blanco o neutro), siempre hay elementos extra cuya presencia no es tan fácil de controlar, como suciedad, indicadores de posición, partes del sinfín, etc. A través del retoque digital se puede hacer una limpieza de manchas, mugre, u otros elementos que se hayan colado en la imagen. Otra herramienta especialmente útil para la fotografía de objetos es el silueteado, que permite recortar el producto y colocarlo en un fondo estandarizado. Luego de eso se trabajan las luces y sombras para dar una apariencia más real. 

 

Imperfecciones de la piel: 

 

Cuando se trabaja con modelos el maquillaje es esencial para mejorar la apariencia, pero siempre habrá ciertos detalles imposibles de ocultar y que se deben corregir durante la postproducción. No se trata de crear una imagen irreal de la persona sino de eliminar imperfecciones ocasionales que distraigan del producto, como marcas de cansancio por las largas horas de sesión, rojeces, brillos en la piel que le den apariencia grasa, o errores derivados del maquillaje desvanecido después de largas horas de trabajo.

imperfecciones en la piel

Arrugas en productos: 

 

Durante la sesión de fotos se busca que las prendas queden bien adaptadas a los modelos y que reflejen el corte real del producto. Muchas veces se trabaja con pinzas para ajustarlas, y si bien las telas deben estar bien planchadas, siempre hay pequeñas arrugas que pueden aparecer. Si bien esto se puede corregir en el mismo estudio, no siempre es la mejor opción, ya que implica cambios en la iluminación que pueden cambiar otros aspectos de la imagen. A través del retoque digital se pueden corregir y suavizar estas arrugas en la tela para evitar que sean una distracción.

 

Diferencias de color: 

 

En ecommerce es esencial que la imagen del producto se vea lo más cercana a la realidad, para esto es necesario que los colores sean los correctos, pero esto no siempre es posible lograrlo a través de la fotografía. El equipo encargado del retoque digital debe contar con una muestra del color del producto para poder igualar la imagen y que este se vea igual al color del objeto en físico.

 

Impurezas y manchas en objetos:

 

En el estudio, los productos deben manipularse con cuidado para no dejar manchas ni marcas visibles en la foto, pero muchas veces al recolocar los objetos durante la sesión estos pueden quedar con manchas de dedos u otras impurezas que se deben corregir en postproducción

¿Necesitas un servicio de retoque digital rápido y de calidad? Haz click aquí.