Sabemos que la postproducción fotográfica en el ecommerce es imprescindible para ayudar a la experiencia de compra e incrementar las ventas. Pero ¿Hasta dónde es necesario? La meta del retoque digital es lograr que los productos en la fotografía se asemejen lo más posible a la realidad. Puede ser tentador intentar mejorar la percepción sobre el producto a través de la edición, pero si lo que se ve en la fotografía no se parece a lo que recibe el consumidor al hacer una compra, sólo obtendremos clientes decepcionados y devoluciones de productos. ¿Cuáles son algunos de estos excesos y cómo podemos evitarlos?

"si lo que se ve en la fotografía no se parece a lo que recibe el consumidor al hacer una compra, sólo obtendremos clientes decepcionados"

Modelos increíbles: 

Ya sea a través de pieles tan lisas y brillantes que parecen artificiales o cuerpos tan perfectos que hacen que la forma de las prendas se vean distorsionadas. Está bien borrar algunas imperfecciones que distraen del producto, pero cuando es este el que se ve distinto de la realidad, tienes un problema. Recuerda que tus clientes son personas reales, y quieren entender cómo se verá el producto en ellos una vez que lo compren.

Telas sin arrugas:

Cuando se trata de prendas de vestir, si bien es importante quitar las arrugas, hilos sueltos e imperfecciones, la tela del producto debe poder verse natural, respetando su textura y caída natural. Una prenda excesivamente lisa se ve notoriamente arreglada.

Cambios en color:

Avivar o dar mayor intensidad a los colores es una buena forma de hacer que la imagen sea mucho más atractiva a la vista, pero un exceso de saturación solo hará que el comprador reciba un producto de un color completamente distinto al que esperaba. 

Bonus: Tamaños incorrectos

No es necesariamente un error en el retoque sino que puede ser de la propia fotografía. Mostrar un producto que se ve más grande o más pequeño de lo que realmente es puede generar mucha decepción en el consumidor. Lo ideal es mostrarlo junto a algún objeto o persona que permita reconocer sus proporciones y evitar dudas.

 

¿Cómo evitar estos errores?

 

Recurriendo a un proveedor que tenga un excelente cuidado al detalle y que sepa entender y adaptarse a las necesidades particulares que tu marca busca respecto a la fotografía. Cuando selecciones una empresa para realizar el servicio de retoque, fíjate en su portafolio. Revisa que las imágenes se vean naturales y homogéneas y que tu mirada no se distraiga con detalles extraños, estos son signos de un retoque demasiado evidente. 

 

¿Necesitas un proveedor de retoque digital que sepa cómo mostrar tus productos de forma natural? Envíanos una foto de prueba aquí.